Reproducción de las Orcas

Reproducción de las Orcas

Ciclo reproductivo de las Orcas

Existe información sorprendente dentro de la reproducción de las orcas a pesar de que ha sido difícil para los científicos estudiar a estas especies en su hábitat natural. Algunos aspectos de su reproducción aún se desconocen, por lo que muchos de los datos obtenidos fueron recabados como parte de su vida en cautiverio.

Son especies polígamas que pueden tener varios compañeros en una sola temporada. Los machos alcanzan la madurez sexual alrededor de los 13 años de edad o a los 5.2-6.4 metros de longitud, dependiendo del ecotipo, mientras las hembras lo hacen entre los seis y los diez años o cuando miden de 4.6 a 5.4 metros de largo, sin embargo, estas se aparean hasta que tienen 14 o 15 años de vida.

En la naturaleza, los factores sociales influyen en la reproducción de los ejemplares machos, ya que no pueden aparearse con éxito hasta lograr un tamaño considerable que les de la fuerza y liderazgo suficiente para competir con otros individuos de su especie.

Las hembras pueden entrar en celo varias veces al año, por lo que no hay un patrón regular en el aspecto reproductivo de estas especies. En cautiverio se ha observado que algunos machos pueden cortejar a las hembras en celo hasta diez días e incluso pueden aparearse con las que ya están preñadas.

El período de gestación es sumamente largo, pues se prolonga de 15 hasta 18 meses y los nacimientos se dan en cualquier parte del año, pero ocurren con mayor frecuencia en la estación invernal de sus respectivas regiones. Los estudios afirman que el 50% de las hembras no se reproducen una vez que están próximas a cumplir los 40 años de edad y las que habitan en el Pacífico norte no suelen hacerlo después de los 46 años.

Las madres dan a luz a una sola cría y los intervalos entre nacimientos varían de acuerdo a su ubicación geográfica; el rango abarca de tres a diez años. Como dato curioso, hace algún tiempo se registró el caso de una hembra que tuvo a su nueva cría a tan solo 19 meses después de que su anterior producto murió. Con eso podemos entender que no existen números o períodos establecidos en la vida de una orca, varios resultados dependen de las circunstancias.

En la gran mayoría de esos nacimientos, la cola ha salido al exterior en primer lugar, pero también se han visto algunos en los que la cabeza es la primera parte del cuerpo en ser expuesta. Las crías son alimentadas durante año y medio aproximadamente y todos los nutrientes que reciben de la leche, les aporta la gran cantidad de grasa que necesitan en su cuerpo para soportar los cambios en las temperaturas marinas.

Como madres, las hembras suelen proteger a sus crías ante otros depredadores y permanecen al lado de ellas hasta que son suficientemente capaces de valerse por si mismas. Durante ese período aprenden a cazar y a defenderse. Los machos no tienen ningún contacto paternal con el pequeño.

Según datos de un parque acuático ubicado en los Estados Unidos, los recién nacidos tienen una longitud de 2.6 metros de largo y un peso máximo de 160 kilos. Su aleta dorsal y cola son flexibles durante ese período de inmadurez, pero conforme pasan los días van fortaleciéndose hasta adquirir una textura rígida. Las orcas más jóvenes mantienen un color amarillento en la piel que va tornándose blanco a medida que crecen, aunque podemos ver a algunas adultas con tonos amarillos que no lograron desaparecer.

De desconoce con exactitud el rango de expectativa de vida de las orcas, pero se estima que es alrededor de 35 años de acuerdo al estudio de su dentadura. Algunas de las que permanecen en cautiverio han sorprendido con su alcance de 50 años.
La mortalidad es muy alta dentro de los primeros seis meses de vida, pero se desconocen las causas de tales decesos. Una vez que alcanzan su gran tamaño no tienen enemigos, convirtiéndose así en ápices depredadores marinos.