Estrategias de Conservación de las Orcas

Estrategias de Conservación de las Orcas

Estrategias de Conservación de las Orcas

Importancia de la conservación de las orcas

Algunas especies de cetáceos se encuentran amenazadas por una serie de factores nocivos. De acuerdo con la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), las orcas están en la categoría Datos Insuficientes.

A pesar de lo anterior, resulta preocupante la escasez de alimentos en algunas zonas donde se encuentran. Por ejemplo, las poblaciones de salmón, el alimento principal de las orcas del Pacífico norte, se han reducido drásticamente durante los últimos años, situación que pone en peligro la supervivencia de sus depredadores.

Todos los animales desempeñan una función importante en la dinámica del equilibrio de la naturaleza. Desde el insecto más pequeño hasta los grandes mamíferos del mar. La orca se encuentra en una posición superior en la cadena alimentaria y es depredadora de animales fuertes como los tiburones. La extinción marcaría posiblemente la superpoblación de animales situados en niveles inferiores de la cadena alimentaria u otros desórdenes en el ecosistema acuático.

Esfuerzos y estrategias de conservación

Países y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales se preocupan por la conservación de Orcinus orca y por su vida en condiciones óptimas. La mencionada UICN es una organización internacional conectada con otras instituciones y es famosa por la Lista Roja en la que se indica el estado de conservación de un extenso número de especies animales.

Otra organización que incluye a la orca es la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés). En este caso, las orcas se encuentran en el Apéndice II, un apartado que contiene las especies que no se encuentran precisamente en peligro de extinción pero que podrían estarlo si no se toman medidas de conservación.

Algunos países han extendido su propia regulación que se encuentra en función de las poblaciones de sus territorios marítimos. En Estados Unidos todos los mamíferos marinos están protegidos por la Ley de Protección de Mamíferos Marinos de 1972 (Marine Mammal Protection Act) bajo la administración de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés). Desde la implementación de la Ley está legalmente prohibido cazar o dañar de algún modo a cualquier mamífero marino incluidas las orcas, exceptuando aquellos pueblos nativos que cazan cetáceos para subsistir.

Por su parte, la Ley Federal de Especies en Peligro de Extinción de 1973 (Endangered Species Act of 1973) también conocida como ESA por sus siglas, concentra las especies que se encuentran en tan desfavorable situación.

Aunque globalmente las orcas no están en peligro de extinción, en 2005 la ESA colocó a la población de orcas residentes del sur de su territorio en la lista de especies en peligro de extinción. Como los miembros de esta población no se relacionan ni se reproducen con las orcas de otras poblaciones, su número comenzó a descender rápidamente, lo que encendió los focos rojos del gobierno.

En 2008 se publicó un plan de recuperación para estas orcas, cuyas medidas previstas fueron, entre otras, la limpieza de las zonas afectadas por la contaminación, el apoyo de los esfuerzos para recuperar la población del salmón, la evaluación para nuevas regulaciones o áreas protegidas, la realización de seguimientos demográficos y la mejora de la conciencia de la sociedad en relación con la conservación de las orcas.

No solamente son importantes para el equilibrio natural. Su presencia ha trascendido en los pueblos que están en permanente contacto directo con ellas y representan parte de su cultura, su mitología y sus formas de vida. Es posible apoyar la conservación de estos célebres animales con simples acciones: cuidar los ecosistemas, apoyar a las organizaciones y todo esfuerzo de conservación y por supuesto, pasar de la teoría a la acción.