¿Qué comen las Orcas?

¿Qué comen las Orcas?

¿Qué comen las Orcas?

El menú del día

Las orcas son mamíferos marinos carnívoros, por lo que su dieta está repleta de carne de múltiples especies que encuentran en su hábitat. Dado que existen varios ecotipos de orca, los hábitos alimenticios están en estrecha relación con la zona geográfica donde se encuentran y con su población. Así, las orcas de una región específica pueden especializarse en la caza y el consumo de una determinada presa.

Las orcas se alimentan de una extensa variedad de presas, desde pequeños peces de cardumen hasta ballenas. Estos cetáceos son poderosos depredadores que no se amedrentan ante un animal grande o voluminoso y se sabe que son capaces de atacar hasta tiburones.

En términos generales, las orcas se alimentan de peces, cefalópodos y mamíferos marinos. Se estima que el total de especies que consumen alrededor del mundo es de 140. Son presas habituales los calamares, los pulpos, las focas, los leones marinos, las nutrias marinas, las rayas, los delfines, los tiburones, las ballenas y por supuesto, los peces óseos. Ocasionalmente degustan tortugas y aves marinas, incluidos los pingüinos.

Ahora bien, se conocen las preferencias alimenticias de las diferentes poblaciones de orcas. En aguas cercanas a la costa del este del Pacífico norte las orcas residentes se alimentan principalmente de salmón y en particular del salmón chinook o salmón real (Oncorhynchus tshawytscha). Por el contrario, las orcas transeúntes de la misma región prefieren mamíferos marinos tales como focas comunes (Phoca vitulina), elefantes marinos (Género Mirounga), marsopas (de la familia Phocoenidae), leones marinos (Subfamilia Otariinae), ballenas minke (Balenoptera acutorostrata y Balaenoptera bonaerensis) y otros.

Del otro lado del mundo, en aguas de Noruega, van detrás de los bancos de peces y manifiestan preferencia por el arenque (Género Clupea). Las orcas de aguas neozelandesas prefieren rayas y tiburones (Ambos de la Subclase Elasmobranchii) y aquellas que viven en dominios antárticos consumen focas (Familia Phocidae), ballenas minke y varias especies de peces como el bacalao antártico (Dissostichus mawsoni).

Estrategias de caza

Este superdepredador exhibe varias técnicas para cazar. Le es favorable su propia constitución y fuerza, pero también su inteligencia y su comportamiento social.

El comportamiento o las estrategias de caza dependen del tipo de orca y de la presa. Por ejemplo, aquellas orcas cuyo objetivo son los bancos de arenque en migración pueden cazar solas o en grupo. Con respecto a la caza en cooperación, tienen que ejecutar movimientos coordinados y establecer elementos comunicativos para acorralar al banco y después golpear a los peces con la aleta caudal. De esta forma las presas quedan aturdidas o muertas y las orcas pueden alimentarse.

Si se trata de algún mamífero marino, las orcas tienen que golpearlas con la cola o lanzarlas al aire. La caza de ballenas suele implicar también a los miembros de una manada, ya que los misticetos no son animales especialmente pequeños y débiles. Por lo tanto, evitan a los individuos grandes y optan por atacar a las especies menos grandes, a los adultos débiles o a los ballenatos. Una vez que seleccionan a la presa la persiguen durante mucho tiempo hasta que se agota y queda aislada del resto de su grupo, posteriormente la acorralan y evitan que salga a la superficie para obtener oxígeno. Esta técnica es aplicada también en el caso de los delfines.

Algunas estrategias han llamado especialmente la atención de los científicos. Por ejemplo, en aguas poco profundas se acercan a la costa para atrapar focas, elefantes o leones marinos hasta el punto de quedar casi varadas, lo cual no sucede. Este audaz comportamiento es enseñado a las crías.

Por otra parte, algunas orcas sacan la cabeza del agua para divisar una presa en algún pequeño témpano de hielo. Al encontrarla, un grupo nada de forma que crea una ola de considerable tamaño y fuerza, suficiente para arrastrar a la presa hacia el agua o al menos hasta la orilla. Las orcas facilitan su tarea moviendo ligeramente el témpano. Cuando la presa cae, la orca que se encuentra enfrente de ella se apura en consumirla.

Las orcas no utilizan sus dientes para masticar, sino que tragan enteras a las presas pequeñas. Por el contrario, necesitan romper los cuerpos de las presas grandes para poder consumirlas.